El Aloe vera actúa simultáneamente en diferentes zonas de nuestro cuerpo y en diferentes sistemas, desde el sistema digestivo hasta a la piel y el pH de la sangre.