Argán, el oro del desierto

El Aceite de Argán ha adquirido mucha fama en su uso cosmético debido a sus numerosos beneficios para la salud, por nutrir la piel, el pelo y ralentiza el proceso de envejecimiento. Debido a esto y a muchos otros motivos se ha ganado el apodo de “oro líquido”.

El aceite de Argán se extrae de los frutos del árbol de argán (Argania spinosa). Hacen falta 35 kilos de sus peculiares frutos para obtener un único litro del preciado aceite. Por eso, este aceite es uno de los más caros del mundo.

Los Árboles de argán se encuentran en suroeste de Marruecos. Están muy bien adaptados incluso a condiciones ambientales extremadamente duras y secas. Las raíces del árbol de argán crecen profundamente incluso bajo suelos áridos y semiáridos.

En 1999, la UNESCO declaró los bosques de Argán Patrimonio universal para proteger la Reserva Mundial de la Biosfera de su extinción por deforestación y desertización.

Para su extracción es necesario un lento y laborioso proceso desarrollado exclusivamente por mujeres, hoy en día existen 300 cooperativas femeninas dedicadas a la producción de aceite de argán en el país norteafricano.

La recuperación de este elixir ha revolucionado el mundo de la belleza y la vida de los habitantes de esta región marroquí.

Ya son miles las mujeres que han empezado a trabajar en alguna de las 300 cooperativas y a ganar un salario estable. El dinero obtenido con su venta permite financiar proyectos de alfabetización en la zona y, lo más importante, ofrece un medio de subsistencia a las mujeres, especialmente viudas y divorciadas. El analfabetismo femenino ha pasado en 20 años del 95% al 50% en la zona y el Gobierno se ha comprometido a reforestar 200.000 hectáreas antes de 2025.

Lanzaloe trabaja con una de estas cooperativas.

 

Beneficios del aceite de argán

El aceite de argán tiene vitaminas, minerales y ácidos grasos altamente beneficiosos para la piel y el pelo.

 

Argán en la piel

Es apto para pieles grasas con tendencia acnéica. No engrasa y penetra fácilmente en la piel.

Es cicatrizante, por lo que es recomendable para ayudar a la cicatrización de quemaduras y heridas, así como para la prevención y disminución de estrías.

El aceite de Argán es ideal para eliminar y prevenir los signos del envejecimiento cutáneo. Es decir, actúa como producto antiedad, disminuyendo y previniendo la aparición de arrugas y aportando luminosidad, flexibilidad y suavidad al rostro

Es muy adecuado para calmar eritemas, es decir, irritaciones cutáneas.

Es antiséptico y antifúngico.

Si prefieres el uso de cremas a aceites, puedes usar también la Crema de Argán.

   

Argán y el cabello

Hidrata el cabello, reduce la sequedad y le da mucho brillo. Para ello, pon un poco de aceite en tu mano y frota el cuero cabelludo. Déjalo actuar una hora y acláralo como haces siempre.

Para pelo rizado: si tienes el pelo difícil de peinar y muy encrespado, coloca un poco de aceite de argán a la hora de peinarte. ¡Verás como será más fácil domarlo!

Para las puntas abiertas: si notas que tu cabello esta algo maltratado y tiene las puntas abiertas, no tienes que cortarlo. Solo aplica aceite de argán todos los días en las puntas para ver cómo al cabo de poco tiempo tiene un aspecto visiblemente más sano, puedes mezclarlo con un poco de Gel Puro Eco.

Para la caspa: si tienes el cuero cabelludo seco puedes sufrir de caspa, picor o irritación, pero si echas un poco de aceite de argán en el pelo antes de acostarte y lo lavas al día siguiente notarás una gran mejoría con el paso de los días.