¿Cómo proteger tu piel del sol? Tratamiento ante las quemaduras

Tomar mucho el sol y sin haber tomado las medidas adecuadas puede provocarnos quemaduras y otros problemas en la piel de diferente gravedad.

Aunque los especialistas siempre están avisando de los peligros que tienen una exposición prolongada al sol, sin haber puesto antes un buen protector solar, las quemaduras solares a menudo se presentan en la época estival.

En muchas ocasiones es habitual que cuando empezamos a tomar el sol, sí nos protegemos, pero se nos olvida muchas veces después de un baño volvernos a proteger con nuestro bloqueador solar y es aquí cuando nos quemamos.

Las quemaduras solares son lesiones cutáneas que, además de causarnos dolor, nos pueden dejar cicatrices, manchas y otras alteraciones difíciles de borrar. Se producen por el impacto negativo de los rayos ultravioleta (UV) del sol y sus características son similares a las que causan otras fuentes de calor.

Según el grado de gravedad con que se den pueden causar enrojecimiento, ampollas e incluso muerte de los tejidos subyacentes de la piel. Además, incrementan el riesgo de infecciones y otras complicaciones graves como el cáncer de piel.

Normalmente este tipo de quemaduras suelen ser leves, pero si es importante saber cómo actuar en el caso de que se produzcan.

Diferentes investigaciones afirman que el gel de Aloe vera tiene un efecto protector contra el daño por radiación en la piel. Después de la administración de gel de aloe vera, una proteína antioxidante, metalotioneína, se genera en la piel, y elimina los radicales hidroxilo, previene la supresión de la superóxido dismutasa y la glutatión peroxidasa en la piel. Eso previene la radiación UV inducida.

Por esta razón nuestros protectores solares además del factor de protección (15 o 30) contienen el mejor protector natural: el Aloe

 

¿Cómo Prevenir las Quemaduras Solares?

Algunas medidas que siempre tenemos que tener en cuenta para evitar las quemaduras solares, por muy morenos que estemos:

1. No se debe producir una exposición al sol brillante de medio día al principio del verano durante más de 30 minutos, aunque se tenga una piel oscura. En las zonas templadas se considera menos peligrosa la exposición antes de las 10 de la mañana y después de las 3 de la tarde, porque en este momento se filtran más radiaciones responsables de las quemaduras. 

2. Usar un protector solar de amplio espectro.

3. Aplicar 30 minutos antes de exponerse al sol.

4. Repetir la maniobra cada hora aunque esté nublado.

5. Aplicar de nuevo después de nadar o sudar

6. Buscar la protección de sombras o sombrillas

7. Evitar la exposición solar en las horas centrales del día entre las 12:00 y las 16:00 horas

8. Utilizar gorras o sombreros, pañuelos, gafas de sol con protección contra la luz ultravioleta y camisetas para protegerse.

 

¿Cómo Actuar en Caso de una Quemadura Solar?

Una vez sentimos los primeros síntomas de la quemadura solar o sospechamos que nos la hemos podido producir, debemos actuar de la siguiente manera:

1. Beber mucha agua.

2. Refrigerar la lesión con agua corriente a temperatura ambiente durante varios minutos o con la aplicación de Gel Hidratante. En ningún caso utilizar hielo, ya que es contraproducente.

3. Usar Gel Puro de Aloe vera que tiene ingredientes calmantes y refrigerantes de la piel. El cristal que contiene la planta de Aloe vera está lleno de agua y nutrientes esenciales que estimulan la reparación celular para restaurar la piel afectada por el sol.

Sus propiedades combaten la resequedad y calman la irritación que se produce por las quemaduras de primero y segundo grado.

4. Evitar el uso de pomadas y lociones que contengan anestésicos locales (benzocaína) y otros fármacos sensibilizantes, porque pueden provocar irritación e incrementan el riesgo de dermatitis de contacto alérgica.

5. Si la piel presenta ampollas, no usar productos a base de aceite. Pueden bloquear los poros, no permiten la salida del calor y el sudor y llegar a ocasionar una infección.

6. Dejar descansar la piel varios días antes de exponerse de nuevo al sol.

 

 

¿Cómo Curar las Quemaduras con Aloe Vera?

Si la quemadura es grave, es decir de segundo o tercer grado, lo primero es acudir a Urgencias para que nos la traten.

En caso de ser una quemadura de primer grado, podremos usar el Gel Puro o Gel Puro Eco de Aloe vera de varias maneras:

El Aloe vera es excelente para las quemaduras solares, ya que además de antiinflamatorio, se le atribuyen efectos cicatrizantes y revitalizantes. Esto gracias a su alta concentración de vitaminas, minerales y sustancias antioxidantes.

Rico en agua y antioxidantes, sus cristales nutren en profundidad la dermis y promueven la actividad celular para lograr una óptima reparación de los tejidos dañados.

Su contenido de isobarbaloina y ácidos cinámico y salicílico le confiere un efecto calmante. Este disminuye el ardor, el dolor y otros síntomas derivados de la agresión de la quemadura.

Por si fuera poco, es un gran aliado para remover las células muertas e impurezas; así facilita el proceso de oxigenación para favorecer una rápida recuperación.

Los cubitos helados de gel de Aloe vera son una solución muy interesante contra las quemaduras superficiales que se producen por la sobreexposición al sol.

Sirven para remover las células muertas y nutrir las áreas que perdieron humedad natural a causa de la lesión. También contribuyen a prevenir las manchas y cicatrices, devolviéndole un aspecto saludable a la piel.

 

Tratamiento de la piel ante quemaduras:

1. Usar un protector solar que se adecue a tu piel.

2. Ante quemadura leve usar el Gel hidratante de Aloe vera con función after sun.

3. Para quemaduras mas graves usar el Gel Puro o Gel Puro Eco.


Deja que el Aloe vera sea tu aliado este verano!

 

Fuentes:

Aloe vera: A short review. Indian J Dermatol 2008;53:1636

Surjushe A, Vasani R, Saple D G.

Journal of Food, Agriculture & Environment Vol.8 (2): 2 4 5 - 2 4 9 . 2 0 1 0

Aloe vera: A plant for many uses

Efterpi V. Christaki * and Panagiota C. Florou-Paneri

1 Laboratory of Animal Nutrition, Faculty of Veterinary Medicine, Aristotle University of Thessaloniki, Thessaloniki, Greece.