El proceso de producción

Tras muchas y largas investigaciones sabemos que las propiedades del Aloe Vera radican, no en un componente aislado de la planta, sino en la combinación de todos sus elementos, es por ello que en LANZALOE cuidamos de manera tan exhaustiva cada paso del proceso productivo, realizando en todo momento controles de calidad, que garanticen que el Jugo de Aloe, con el que elaboraremos nuestros productos, mantenga todos los beneficios que aporta la planta.  

El proceso del Aloe Vera Cultivo de la planta Recolección pasados 4 anios Traslado rápidamente a la fábrica Selección y limpieza Despunte de las hojas Pelado y triturado Agregan conservantes y enzimas Filtración del producto Estabilización en frío Control de Calidad Envase y etiquetado Vuelta a empezar

1.Cultivo de la planta de Aloe

El Aloe Vera se cultiva a partir de sus hijos. Pequeñas plantitas que crecen junto a los troncos de plantas mayores y  que son arrancadas de la tierra desde la raíz para ser replantadas.

El Aloe es una planta fuerte, pero hay ciertos elementos que pueden favorecer su crecimiento. Lo ideal es que se encuentre en un terreno arenoso de una inclinación de 30 grados y donde no haya demasiada humedad, puesto que esta puede ocasionar brotes de hongos en la planta.

2. Recolección de las hojas de Aloe Vera

Para recolectar las hojas de Aloe, de las que después se sacará el jugo, es necesario esperar a que la planta sea adulta, puesto que es cuando ha alcanzado ya todas sus propiedades.

El corte de la hoja debe realizarse lo más cerca posible al tronco del Aloe y deben de desecharse todas aquellas hojas que se encuentren secas o desgarradas.

3. Traslado de materia prima a la Fábrica

Mientras una parte del personal realiza el corte de  las hojas de Aloe, la otra se ocupa de trasladarlas hasta la Fábrica, para inmediatamente proceder a la extracción de su jugo. De este modo, evitamos que se pierda alguna de las propiedades del Aloe durante el proceso.

4. Recepción, lavado y selección de las hojas en la fábrica

Una vez recibidas las hojas de Aloe Vera, se introducen en una bañera de plástico cubierta de agua y productos purificadores. Para conseguir su limpieza y desinfección, se frotan además con un cepillo. Esta acción se llevará acabo tantas veces como sea necesario para eliminar cualquier resto.

Al finalizar se colocan las hojas sobre una cinta mecánica y son rociadas con agua a presión.

5. Despunte de las hojas de Aloe Vera

Se corta la base punta y lateral de cada hoja de Aloe y se van colocando en cajas acondicionadas que, nuevamente, contienen una solución de agua con productos purificantes. En esta fase se debe de tener especial cuidado para evitar la contaminación de la hoja manteniendo los utensilios  bien esterilizados.

Los restos de hojas resultantes de este proceso se utilizarán posteriormente para abonar la tierra de las plantaciones.

6. Pelado y triturado de las hojas de Aloe Vera

La hoja de Aloe, ya despuntada, se introduce en una peladora, donde se separan las partes externas de la misma, de la zona interna o pulpa. La propia máquina tritura la pulpa dando lugar al jugo en estado bruto, que aún no ha sido filtrado, y que es enviado a un tanque a través de un serpentín que hace bajar su temperatura al tiempo que lo traslada.

7. Agregado de los primeros conservantes y enzimas al jugo de Aloe Vera

En el jugo todavía sin filtrar se añade la primera parte de conservantes, que evitaran la oxidación del jugo de Aloe y las enzimas que  colaboran a que el filtrado se realice de manera eficiente.

8. Filtrado del jugo de Aloe Vera

Se procede a filtrar el jugo de Aloe Vera obtenido en la fase anterior, para conseguir una textura indicada para su uso.

9. Estabilización en frío del jugo de Aloe Vera

En esta fase se añade la última parte de conservantes y antioxidantes y se remueven dentro de un tanque con agitador.

10.  Control de Calidad

Tomamos dos pequeñas muestras del jugo de Aloe, una la utilizamos para realizar controles de PH y densidad, la otra es enviada a un laboratorio externo, donde se realizan una exhaustivos controles microbiológicos.

Sólo una vez obtenida la confirmación de que el jugo se encuentra en perfecto estado damos el siguiente paso, separar el preparado en dos partes. Una destinada a la elaboración de otros productos (como por ejemplo gel, jabones, champú, crema de manos…) y otra para su envasado y etiquetado.

11.  Envasado y etiquetado del jugo de Aloe Vera

Antes de proceder al envasado, comprobamos que los recipientes cumplen unos estrictos parámetros higiénicos preestablecidos, una vez comprobado vertemos en ella la cantidad adecuada, los sellamos debidamente y realizamos el etiquetado.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros con finalidad analítica y para la mejora de la experiencia del usuario.Al continuar navegando en este sitio usted acepta el uso de cookies. Más Información